Confirmado, en Grecia no hay mujeres. O lo que es lo mismo, la democracia ha sido traicionada, por Mª Ángeles Bustamante Ruano

Hoy se conmemora el 195 aniversario del nacimiento de Concepción Arenal[1] , una mujer sabia que afirmaba que la sociedad no puede en justicia prohibir el ejercicio honrado de sus facultades a la mitad del género humano[2]. Y tantos años después, nos encontramos con que en el reciente gobierno griego, elegido en las urnas democráticamente, no se cuenta con la mitad de la sociedad: las mujeres.

Sabine[3] señalaba que la mayor parte de los ideales políticos modernos-como, por ejemplo, la justicia, la libertad, el régimen constitucional y el respeto al derecho- o, al menos, sus definiciones comenzaron con la reflexión de pensadores griegos sobre las instituciones de la ciudad-estado. En cierta medida es así; pero dista muchísimo de cómo lo entendemos en la actualidad. Morlino[4] detalla algunos de los elementos esenciales que ha de tener un régimen democrático: el carácter central de la competencia y de la existencia de una oposición; después la existencia de más minorías; por último, el papel clave del voto popular. A su vez, el citado autor señala que las fronteras de una democracia se fijan a través de un acuerdo-compromiso que reconoce las reglas, colectivamente aceptadas, de resolución pacífica de los conflictos entre las partes…Afirmando que esas fronteras se ven superadas cuando se trata de adoptar decisiones que contravienen aquellas reglas-como sugiere Bobbio-, sino también cuando se toman decisiones que afectan a intereses percibidos como vitales por actores sociales importantes para el acuerdo-compromiso político. En las últimas elecciones griegas se ha respetado el sufragio universal, se han presentado variedad de partidos, se han hecho eco de las mismas los mass media diversos y, además las elecciones han sido libres, competitivas, periódicas, correctas; pero ello no ha garantizado una formación de gobierno paritario. Entonces, ¿qué ha pasado? En realidad, se ha producido la conjunción de varias circunstancias perversas:

  • La primera y principal, la inexistencia de un acuerdo-compromiso democrático que incluya a la mitad de la sociedad (a las mujeres) como agente político completo y complejo; es decir, ellas no han sido contempladas como capaces más allá de depositar el voto o trabajar en ámbitos subalternos con muy poco margen de decisión y, por ende, de poder real.
  • La decisión tomada por el gobierno Syriza no ha tenido en cuenta, de hecho está claro que no se les ha pasado por la cabeza, los intereses percibidos como claves y fundamentales por la mitad de los actores sociales: las mujeres, así como sus capacidades políticas a aportar.
  • La primera vez que las griegas ejercieron el sufragio fue en el año 1952. En ello tuvo una gran influencia la finalización de la segunda guerra mundial, los planteamientos vinculados con la defensa de los derechos humanos y, también la lucha feminista. El movimiento feminista es la forma específica que las mujeres han tenido de organizarse para defender sus derechos[5].
  • A su vez, en la actualidad, la democracia está perdiendo su papel central respecto al neocapitalismo-patriarcal; en el cual el poder se ejerce, muchas veces, por poderes espurios que no han sido elegidos de manera democrática y tampoco lo son en si mismos.
  • Finalmente, desde el Gobierno de Zyrisa y demás partidos se ha contemplado una sola parte del problema, el neocapitalismo. Parece que el patriarcado no es cuestionado, ni visto como un obstáculo para una democracia real y efectiva. Otra vez, de nuevo en la Historia, nos encontramos con que primero hay que estar a lo importante y luego lo demás. En ese “demás” siempre se nos ha incluido a nosotras. Y lo ocurrido en Grecia no ha sido una excepción.

Como afirmaba Clara Campoamor[6] en su magnifico libro “El voto femenino y yo” no defendí el derecho de la mujer tan sólo por imperativos de conciencia frente a mi sexo… En el mismo libro cuenta una anécdota esclarecedora de un compañero republicano, “es bueno que la mujer tenga el freno de la Iglesia”…mientras existiera la dualidad del hombre liberado, según, creía, de prejuicios, y de la mujer entregada a tutela tan opuesta a los ideales que él creía defender, no habría, en mi sentir, forma hábil de que España diera un paso en el camino de las libertades. Y resulta que esos elevados ideales defendido y propuestos en Grecia respecto a la democracia y su relación con la Unión Europea han sido traicionados por Syriza; porque no está la mitad de la sociedad.

Todo ello ha supuesto un gran escándalo en el Estado español y en Europa, imagino que en otros lugares también; pero me van a permitir ir a lo cercano. Como feminista soy una demócrata que trabaja y lucha por el fin de ese nuevo capitalismo-patriarcal. Y me duele sobre manera, que nos intenten utilizar:

Buenas para votar, no buenas para gobernar. Buenas para ocupar puestos subalternos, no buenas para ocupar puestos principales.

Hoy afirmo rotundamente que no soy una votante complaciente, sino una ciudadana que vive, hace y cree en la política todos los días. Y es por lo que quiero mostrar mi solidaridad con las griegas en primer lugar. Y, en segundo lugar, hacer una lectura con un carácter interno, más domestico, más cercano al año 2015, año de múltiples elecciones en el Estado español:

  • No vamos a admitir, gane quien gane, un gobierno que no incluya a la mitad de la sociedad.
  • No vamos a admitir, gane quien gane, que las “chicas” seamos intercambiables e idénticas como siempre ha venido siendo.
  • No vamos a admitir, gane quien gane, que nos digan que primero lo importante y luego lo demás. Si la mitad de la sociedad no es importante, ¿de qué estamos hablando?
  • No vamos a admitir, gane quien gane, una visión que no incluya los derechos humanos en todos sus campos. Ello, por supuesto, incluye también el feminismo.

Yo ciudadana de pleno derecho, con total uso de mis facultades, declaro que la democracia será feminista o no será.

SYRI ZAS EN TODA LA BOCA, DE PARTE DEL MOVIMIENTO FEMINISTA MUNDIAL

Syri Ζας στο στόμα του όλα, εκ μέρους του παγκόσμιου γυναικείου κινήματος

 syri zas en toda la boca

…………

[1] Mujeres Precursoras, Concepción Arenal: http://www.singenerodedudas.org/mdl/mod/glossary/view.php?id=315

[2] Citario Ciudad de Mujeres: http://citariodemujeres.com/?cat=15

[3] Sabine, G. “Historia de la Teoría Política”, Fondo de Cultura Económica, SA de CV, Sucursal de España, Madrid, 1993, Pág. 15.

[4] Bartolini, S. Cotta M., Morlino, L,. Panebianco, A., Paquino, G., “Manual de Ciencia Política”, Alianza Editorial, Madrid, 1992, Pág. 81 y ss.

[5] Sevilla, J. (Coord.), “Las mujeres parlamentarias en la Legislatura constituyente”, Cortes Generales, Ministerio de la Presidencia, 2006, Pág. 6.

[6] Campoamor, C., “El voto femenino y yo”, horas y Horas, Madrid, reedición 2006, Págs. 21 y 22.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.