Manifiesto de la Asociación de Mujeres Juristas Themis sobre el juicio de «la manada de Sabadell»

La Audiencia Provincial de Barcelona juzga, desde este martes pasado, a cuatro de los hombres que presuntamente violaron en grupo a una joven en una nave industrial de Sabadell en febrero de 2019. Los ataques sexuales de la violación grupal fueron denunciados por la víctima cuando apenas tenía 18 años.

Los hechos denunciados, la edad de la mujer, el número de atacantes, las circunstancias en las que se produjeron los mismos (de noche y en un lugar apartado), nos permiten hacernos una idea de las condiciones de indefensión y terror de esta joven, así como de las graves consecuencias psicológicas que va a sufrir en su vida.

En un país en el que la inmensa mayoría de los delitos sexuales no se denuncian –la última Macroencuesta sobre violencia machista un 80 % de las violaciones y el 90 % del total de delitos sexuales-, y por tanto quedan impunes, la responsabilidad de toda la sociedad, pero particularmente del Ministerio Fiscal, es procurar que las mujeres víctimas (porque los agresores son hombres en el 96, 98% de los casos, como muestra un reciente estudio de la Asociación de Mujeres Juristas Themis), no tengan temor a denunciar, que confíen en la Justicia y que encuentren en el sistema judicial la protección que requieren.

Y esta denuncia es imprescindible para impedir que un delincuente sexual siga atacando a la misma o a distintas víctimas, lo que para muchas mujeres es la principal motivación para formular denunciar.

El posible afán del Fiscal, que ha intervenido en este caso de asegurar que el testimonio de la víctima constituyera una prueba de cargo incuestionable, puede ser fácilmente percibido por la opinión pública como una expresión de incredibilidad y sospecha hacia el testimonio de la víctima, una constante en los delitos de violencia machista.

Este trato inadecuado y nada empático que incrementa los perjuicios derivados de la victimización secuenciaría sólo pude ser subsanado desde una práctica judicial, fiscal y letrada especializada que integre la perspectiva de género, esto es, que parta del conocimiento de las características específicas de esta violencia y las necesidades de las víctimas.

Una vez más, desde la Asociación de Mujeres Juristas Themis pedimos que se proporcione formación en igualdad entre mujeres y hombres a todos los operadores jurídicos para que no se vuelvan a producir situaciones de revictimización, como la que hemos visto y oído en los medios de comunicación estos días.

Porque hay muchas más situaciones como ésta que, aunque no tienen esta transcendencia, causan el mismo daño, revictimizan y porque muchas mujeres que se pueden encontrar en una situación parecida, pueden verse disuadidas de denunciar ante estas malas prácticas, porque pueden dudar de que el camino judicial que las espera sea el de la reparación y el resarcimiento al que tienen derecho.

Fuente: Mujeres Juristas Themis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.