Una vez una dice NO, es NO y nada más, por Mª Ángeles Bustamante Ruano


Quisiera expresar mi rotundo dolor por el crimen por violencia de género de la joven de Salobra, Almudena. Así como, del otro señor y el joven herido.

La violencia de género, esto es la sangría que no cesa; pero parece que no pasa nada.

¿Qué quiero decir?…pues que me parece inaudito el tratamiento que se ha efectuado de este terrible crimen. Me explico:

– Siento vergüenza ajena porque no se llamen las cosas por su nombre. Esto es un caso de VIOLENCIA DE GÉNERO. Es decir, a una joven mujer se la ha matado por el simple hecho de ser mujer.

– Siento vergüenza ajena por tod@s es@s tertilian@s que hablaban ufan@s de la condición de la madre de Almudena, de Almudena, sobre consentimiento sexual y el “problema de la edad”, que si las niñas para aquí y para allá; pero sin hablar en ningún momento del presunto asesino. De cuyo no nombre no quiero acordarme.

– Siento vergüenza ajena por todas esas noticias que hablan de mensajes extraños en no se que red social de la joven mujer asesinada.

– Siento vergüenza ajena de los comentarios relativos a que el presunto asesino estaba en paro o bajo presión…

Siento, es lo que se supone que debemos de tener las personas, sentimientos.

Siento una rabia y un dolor sin extremos cada vez que asesinan a una mujer por el simple hecho de ser mujer. Eso que se llama violencia de género, violencia machista, violencia contra las mujeres o terrorismo machista; pero en este caso la violencia procedente del asesino no ha sido la única. Ya que buena parte de la sociedad, no solo los medios de comunicación, se ha lanzado con gran ímpetu a cuestionar a Almudena, su edad, el consentimiento, etc.

Bueno, el consentimiento para mantener relaciones sexuales consentidas se estipuló a los 13 años. Sobre todo, para evitar denuncias contra “novios” de 18 años. Y porque se considera que hay un grado de evolución. Pero yo me he debido de perder en algo. ¿El tema no es que esta joven mujer ha sido asesinada por ser mujer, nada más?. Oyendo los gritos desgarradores de la madre, ¿el tema no es que ha pasado con las denuncias de la madre?.

Porque señoras y señores, una vez una dice NO, es NO y nada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.