Un mensaje de apoyo de la Marcha Mundial de las Mujeres, región de África del Norte y Oriente Medio, al pueblo palestino

En Jerusalén, Lod y Gaza, el estado sionista fascista está cometiendo hoy nuevos crímenes y masacres. Este estado sionista está armando a los colonos sionistas para que continúen la «limpieza étnica» de Palestina, iniciada en 1920 por varias milicias sionistas.

Desde la invasión y anexión ilegal de Jerusalén por parte del estado sionista en 1967 -actos condenados por todos los organismos internacionales-, el pueblo palestino, propietario de la tierra, ha resistido al desplazamiento y a la deportación de familias. Cientos de familias palestinas de Jerusalén, especialmente en los barrios de Sheikh Jarrah y Silwan, han sido testigos de la destrucción de sus hogares por parte del ejército colonial o de la amenaza de expulsión. El 7 de mayo, los soldados coloniales israelíes invadieron el barrio de Sheikh Jarrah, lo cerraron, expulsaron a sus residentes y los entregaron a las legiones coloniales que organizan ataques contra los residentes.

Al mismo tiempo, el ejército israelí y los fanáticos fascistas judíos -representados en el parlamento israelí por Netanyahu y el partido fascista Lahava, entre otros- incrementan sus ataques contra los hombres y mujeres palestinos de la ciudad. Pandillas sionistas armadas gritan «muerte a los árabes», impiden la entrada a la ciudad vieja de Jerusalén y a los lugares sagrados durante el Ramadán, y llaman a matar a los palestinos.

El ejército colonial ocupa la Puerta de Damasco, una de las entradas a la ciudad vieja, negando el acceso a la población palestina.  El 7 de mayo, soldados israelíes entraron en la explanada de la mezquita, donde estaban reunidos 70 mil fieles, y los golpearon y dispararon. Cientos de personas resultaron heridas, la mayoría de ellas en la cabeza, por balas de metal recubiertas de goma. El ejército colonial israelí (que incluye a cientos de franceses) invadió una clínica de la Media Luna Roja y disparó gases lacrimógenos en las salas de tratamiento.

La llamada «comunidad internacional» condenará sin duda la «violencia», y los estados imperialistas y los que establecieron la ideología sionista -leales al estado colonial israelí- condenarán su repugnante brutalidad y sus «enfrentamientos» y expresarán a través de la voz de sus observadores mediáticos la necesidad de garantizar la «seguridad de Israel».

Debemos denunciar más que nunca al «Estado» de Israel como lo que es: un «Estado» colonial terrorista y fascista. Debemos denunciar la colaboración y cooperación de los países con esa colonia fascista sionista.

Nuestra solidaridad con el heroico pueblo palestino debe ser, más que nunca, activa, duradera e inquebrantable con su resistencia.  De Gaza asediada a Hebrón, de Nablus a Yenín, de Birzeit a Belén, de Haifa a Jaffa y de Nazaret a Jerusalén, ¡la resistencia es victoriosa y prevalecerá!

Argelia ganó, Vietnam ganó, ¡Palestina vencerá y triunfará!

Libertad para toda Palestina, por el retorno de todos los refugiados palestinos a sus hogares y tierras.

¡Viva Palestina y su capital, Jerusalén!

¡Seguiremos en marcha hasta que se liberen todas las tierras de Palestina!

Marcha Mundial Mujeres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.