Tiempos modernos, La (Des)Reforma laboral, por Mª Ángeles Bustamante Ruano

Escrito por mi en mayo 2012. Está totalmente vigente

Hoy es un aciago día. Hoy se aprueba la (des)reforma laboral, viendo el camino que siguen, si algo se cambia será todavía para que sea mucho peor. Si ya de por si, la prereforma laboral urgente es un atentado a la inteligencia humana y, más concretamente, a todos los derechos fundamentales. Imagínense tras el trámite parlamentario y su estupenda mayoría absoluta (aquí cito a alguien muy sabio que siempre dice: “disfruten lo votado)…

Es por ello, que nos autorecomendamos ir comprando (ya que no nos lo van a proporcionar) el kit laboral del siglo XXI español:

– Argollas y bola (de unos 5 kilos aproximadamente). Ello será condición sine qua non para conseguir un puesto de trabajo. De hecho, es probable que lo incluyan explícitamente en las propias ofertas de trabajo. Serán elementos básicos; porque sin ellos no vamos a poder comer. La elección va a ser clara: sobrevivir, malvivir o comernos los zapatos a lo Charlie Chaplin (pero es que los zapatos también se acaban).

– Carteles para ir al baño-basado en hechos reales- (cada 6 horas) o pañales (solo se podrán cambiar cada 6 horas. Estamos en crisis, no hay que malgastar).

– Cinturones de castidad para evitar ser madres trabajadoras (como bien saben, madre y trabajadora en la maravillosa mentalidad de nuestro estado son términos antagónicos, antónimos, o como se diga).

– CDs que nos repitan continuamente, a lo rollo mantra: el acoso sexual (o cualquier otra forma de acoso) es obligatorio, es mi amo.

– Goteros (al menos glucosalinos, no sabemos si llegará para más) para reanimar a las trabajadoras y trabajadores que deban de hacer 10 horas extras, tras 12 horas de jornada ordinaria.

– Papillas a lo astronauta, para poder comer en 10 minutos o 0 minutos.

– En la firma de los contratos-sí, eso existe, suena raro, pero existen, no es un mito- se firmará el cese exactamente al día 364 (por lo del período de prueba).

– Contratos por minutos (lo de los segundos está en proceso de estudio). Otra duda que tenemos es cuántos contratos de minuto necesitaremos para poder llegar a cobrar el desempleo (ya saben que habremos firmado el cese en el acto, hay que pensar en eso, tenerlo presente). Es por ello, que se requiere que habiliten un espacio específico en su casa (si no se la han embargado para rescatar algún pobre banco) para poder archivarlos correctamente (recomendamos orden minutil en las carpetas, para mayor facilidad). Por cierto, en los contratos por minuto, el tiempo que trascurre de la oficina de RRHH al puesto de trabajo será no efectivo.

– Estoy por recomendarles que vayamos comprando colchones para poder dormir más cómod@s al pié del puesto de trabajo.

– Se habrá de plantear que el tamaño de los cigarros se reduzca o que se vuelva al tabaco de mascar del lejano Oeste. Tengan también presente ser menos de tres, no sea que les confundan con un piquete informativo, les detengan y los tengan incomunicados durante semanas o les imputen cualquier delito surrealista.

– Uno de los lemas del movimiento feminista es: NO ES NO. Ello relacionado con la violencia contra las mujeres. Ahora en el puesto de trabajo, el lema será SÍ ES SÍ, porque como digan que no a algo (traslado, bajada de sueldo a la mitad, cambios de horarios, y otras cosas muchísimo más terribles que me callo,…) van trascurrir dos segundos desde la propuesta a la carta de despido.

Es por todo ello, que no estoy bromeando, no tiene ni puñetera gracia.

Estoy tomando conciencia de que me han subido a una jodida máquina del tiempo y me han llevado a los siglos XVIII-XIX. Tantos años de lucha de tantas mujeres y hombres, para vernos de nuevo como sierv@s.

BASTA YA

POR NUESTROS DERECHOS LABORALES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.