Sierra Leona: Una de cada ocho mujeres puede morir durante el embarazo o el parto

“Quizás moriré”
Joven de 16 años embarazada, tercera mujer de un hombre mayor, hablando sobre su cercano parto

Yerie Marah tenía 22 años cuando murió en noviembre de 2008, el día después de dar a luz a una niña. Su hija, llamada Mariama, tenía tan sólo 40 días de vida cuando también murió. Su marido, Mahmoud, tiene claro el motivo de estas desgracias: “es por causa de la pobreza por lo que estas cosas pasan”.

Sierra Leona, una de cada ocho mujeres puede morir durante el embarazo o el parto, una de las tasas de mortalidad materna más altas del mundo. Casi el veinte por ciento de las mujeres no reciben ningún tipo de atención de la salud prenatal y cientos de miles no tienen acceso a tratamientos que pueden salvar su vida. En 6 de los 13 distritos de Sierra Leona no hay atención obstétrica de urgencia de ningún tipo, y sólo 14 de los 38 hospitales de Sierra Leona prestan atención obstétrica de urgencia integral.

Los costos y la discriminación en el acceso a los servicios de salud son barreras insalvables para las mujeres y las niñas, especialmente si viven en la pobreza. Su bajo estatus social y la falta de poder menoscaba su derecho a decidir cuándo quieren tener hijos y cuántos y se agrava por la falta de información sobre la sexualidad y la reproducción.

A pesar de las promesas del gobierno de Sierra Leona de proporcionar atención de la salud gratuita a todas las mujeres embarazadas, éstas tienen que afrontar un sinfín de costes inasequibles para la mayoría, poniendo en riesgo sus vidas. El transporte, la inscripción en el hospital, la atención al parto, los medicamentos, los análisis, el material médico como los guantes, el suero, la sangre para transfusiones y hasta las cesáreas, todo corre a cargo de las pacientes. En un país donde el 70% de la población sobrevive con menos de 1dólar estadounidense al día, las mujeres se ven obligadas a pagar entre 60 y 350 dólares si necesitan una cesárea.

Muchas mujeres ni siquiera buscan atención sanitaria por miedo a no poder pagarla y la incertidumbre relativa al precio, ya que no existe normalización ni transparencia en las tarifas, que varían de un centro de salud a otro.

Pon fin a las muertes maternas en Sierra Leona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.