Resumen del taller del “Los inconvenientes del amor romántico” realizado el 1 de diciembre de 2013 en el teatro Puerta Estrecha de Madrid, organizado por la Librería de Mujeres de Madrid, por Ángela Escribano Martínez

Conocí a Marcela Lagarde hace muchos años. Es para mí, como para muchas feministas, una de nuestras académicas más reconocida y laureada. Mi amiga Silvia Buabent Vallejo, con la que coincidí en Madrid en un acto, sabía de mi admiración por Marcela y me dijo que venía a España desde su México natal, que venía a Madrid y, bueno,  allí me fui a verla y a oírla.

Marcela se encuentra con 35 mujeres en un pequeño teatro llamado la Puerta Estrecha.  El entorno, las mujeres, el respeto a sus aportaciones, hacen del momento y del lugar algo mágico , como si el reloj se hubiese parado, como si aquel fuera el único mundo real y el del exterior, el de la calle llena de gente, fuese el mundo de las sombras, de la apariencia totalmente ajeno y extraño para mí en aquellos momentos.

Marcela deconstruye el mito del amor romántico, ella dice que el amor es “como esa experiencia afectiva que permite a los hombres apropiarse de las mujeres a través del amor”.  Estas y cosas parecidas son las que nos va diciendo Marcela a lo largo del taller. Ella, Marcela, cuando analiza el amor nos dice que los hombres construyen una utopía con respecto al amor, haciendo así del amor algo irreal, haciéndolo algo fantasioso.

El amor tiene que ver mucho con las emociones, pero no todo el amor es emocional, solo parte. El amor es sobre todo un afecto más que una emoción, el amor se educa, no hay amor sin contenido ideológico y éste está plagado de mitos, ideologías y creencias, además las creencias no tienen que ser probadas, porque son un acto de fe, y con este entramado se construye la experiencia amorosa, un entramado plagado de pensamientos. Si en algo pensamos continuamente, es en el amor; pasamos mucho tiempo pensando en el amor y muchas de las veces de manera obsesiva.

El amor es un intercambio afectivo, sexual, emotivo, económico, de trabajo permanente, pero no siempre es recíproco, ni es distinto según el género ni entre géneros, está marcado por la ausencia habitual de reciprocidad. Una, o uno, da y no recibe o recibe sin dar.El sujeto del amor es  la mujer y llega a tener una dependencia vital del amado que las mujeres en este entramado aprender a no poder vivir sin el otro.

Se interioriza la creencia de que el amor romántico conduce a la felicidad y de que éste, el amor, es para siempre, sin darnos cuenta de que caemos en el mecanismo de la apropiación y de la desigualdad de género, planteándose como algo  inevitable y característico entre hombres y mujeres. Parte de lo que se vive con el amor no es goce sino sufrimiento que llega a las mujeres a través del mundo patriarcal, como si el amor fuera imposibilidad, sufrimiento y anhelo de la pasión.

Se trasmite que es el hombre el que tiene que tener satisfacciones, el objeto amado es la mujer, las personas deseantes de ser amadas, esperando ser elegidas como amadas. La mujer se atará a ese hombre en la forma idealizada y en esa idealización construirá su amor, siempre frustrante

 En el amor hacia las demás personas hay un exaltación del cuidado, incluso las personas feministas, sienten que el amor es el trabajo de cuidar, es un ser para otras y para otros, para su marido, para sus hijos e hijas, para sus padres y madres mayores, para la gente desvalida, para…. El amor es abnegación  y la renuncia a sus propias necesidades. Todo por amor…a través del cuidado.

En el amor no es necesario que la mujer sea la parte débil, es…como si para amar se requiriera de seres para ser amados, como si el dominio fuera de color masculino.

El patriarcado es tan potente, que también se ha metido en nuestras camas, se habla de las relaciones sexuales más como un problema que como una hermosa fuente de placer, así la sexualidad es la gran ausente. No es infrecuente que gente confunda amor con la atracción sexual que se manifiesta en una excitación en el momento. El que alguien provoque en ti una alteración fisiológica, un “subidón”,  no significa ni que te hayas enamorado de la otra persona ni que esa posible unión sea amor. El amor superpone a la sexualidad. Las relaciones no tienen por qué ser todas pasionales. La crítica cultural feminista se hace sobre la relación entre el amor y el sexo o el sexo y el placer, hay que separar el sexo  y el placer.

La poligamia ha estado bien vista hasta hace poco, sin embargo nunca ha estado bien vista que las mujeres tengan varias parejas, es… un hombre para cada mujer y muchas mujeres para los hombres a través de la prostitución.

Acaba el taller reconociendo cómo el amor romántico se nos ha metido debajo de la piel, cómo es tan solo una construcción de la mano del patriarcado y…de cómo tenemos que deconstruir estos mitos para poder tener unas relaciones basadas en la equidad: parejas que puedan tener sexo sin amor, amor sin sexo, sexo sin pasión, o pasión sin  amor… Cada afecto se vive de una manera diferente,  tanto las relaciones de parejas de mujeres con mujeres o con hombres, incluso aquellas mujeres que tienen relaciones mixtas. Todas las relaciones parecen las mismas siendo radicalmente diferentes.

Ángela Escribano Martinez

Un comentario en “Resumen del taller del “Los inconvenientes del amor romántico” realizado el 1 de diciembre de 2013 en el teatro Puerta Estrecha de Madrid, organizado por la Librería de Mujeres de Madrid, por Ángela Escribano Martínez

  1. TINO

    ME PARECE MUY RADICAL TENDRIAMOS QUE PROFUNDIZAR MAS EN EL TEMA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Además