No es ninguna delincuente. Di a Irlanda que cambie su legislación sobre el aborto

Está embarazada. Los médicos dicen que el feto no sobrevivirá. Pero la ley irlandesa dice que tiene que llevar a término el embarazo.

La violaron. Ahora está embarazada. Y cada día de embarazo le recuerda el horror por el que pasó. Aun así, la ley irlandesa dice que tiene que seguir con ello.

Quiere abortar, pero en Irlanda no se le permite hacerlo. Así que se ve obligada a salir del país, si es que puede viajar. Si se queda e intenta abortar en Irlanda, se arriesga a que la condenen a 14 años de cárcel.

No es ninguna delincuente. Tiene derecho al aborto; es un derecho humano.

Firma hoy mismo nuestra petición. Di a Irlanda que cambie su legislación sobre el aborto.

Señor Taoiseach (Primer Ministro):

Irlanda tiene una de las legislaciones sobre el aborto más restrictivas del mundo. Está basada en su Constitución, que protege la vida prenatal en la misma medida que la vida de la mujer.

Irlanda sólo permite a las mujeres y las niñas acceder al aborto si su vida corre peligro. En todos los demás casos, el aborto es un delito, penado con hasta 14 años de prisión.

Los profesionales de la salud se abstienen de proporcionar información exhaustiva sobre el aborto, por temor a que los acusen de “promoverlo” o “propugnarlo” y les impongan por ello una multa de hasta 4.000 euros.

Al negar a las mujeres y las niñas el aborto en caso de violación, incesto, riesgo para la salud o malformación severa y mortal del feto, Irlanda viola sus derechos humanos.

Todos los años, alrededor de 4.000 mujeres y niñas se ven obligadas a salir de Irlanda para acceder a servicios de aborto en otros países. Salir de Irlanda por no poder someterse a un aborto allí obliga a algunas a poner en peligro su salud, y en todos los casos hace que les cause vergüenza y se sientan como si fueran delincuentes por hacerlo.

Usted puede tomar medidas, señor Taoiseach, para que Irlanda deje de tratar a las mujeres y las niñas como a delincuentes.

Le insto a:

derogar el artículo 40.3.3 de la Constitución irlandesa (la 8ª Enmienda) a fin de que se pueda disponer de un marco para el aborto y la información que respete los derechos humanos tanto en la ley como en la práctica;

despenalizar el aborto;

derogar la Ley de Protección de la Vida durante el Embarazo, de 2013, y sustituirla por otra que garantice el acceso legal y sin riesgo al aborto como mínimo en caso de violación, incesto, riesgo para la salud o malformación fetal severa y mortal;

revocar el la Ley de Regulación de la Información de 1995 (Servicios fuera del Estado para la Terminación del Embarazo) y toda legislación conexa sobre censura.

FIRMAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.