¡Mi cuerpo, mis derechos!

Presentación oficial en Valencia

Millones de jóvenes y niñas en el mundo son obligadas a casarse, sufren violencia sexual, se les niega el acceso a anticonceptivos, no pueden prevenir el SIDA… La vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos tiene graves consecuencias para sus vidas.

FIRMA

Los derechos sexuales y reproductivos son Derechos Humanos

¿De qué trata la campaña “Mi cuerpo, mis derechos”?

Cuando se trata de nuestro cuerpo y nuestras relaciones, las conversaciones que mantenemos con más libertad tienen lugar dentro de nuestra cabeza. A menudo mantenemos estos pensamientos en secreto. ¿Por qué?

Esta es la pregunta que se hizo Amnistía Internacional antes de presentar su campaña global sobre derechos sexuales y reproductivos, que tendrá lugar del 6 al 8 de marzo. Creemos que es una pregunta que vale la pena hacerse, porque la respuesta podría ser sorprendente para muchas de nosotras.

Piensen en ello. ¿Por qué guardamos silencio sobre este tipo de pensamientos? Quizá sea porque creemos que lo que podemos decir abiertamente está definido por la sociedad en la que vivimos.

Estas normas sociales están controladas por nuestros gobiernos, nuestras comunidades, incluso nuestras familias. Cuando cuestionamos estas normas nos sentimos culpables, incluso incómodas. Tememos que nos estigmaticen, incluso que nos encarcelen. Y por eso guardamos silencio.

Con la campaña Mi cuerpo, mis derechos queremos contribuir a romper este silencio. Porque en este mismo momento, muchas personas ni siquiera saben que tienen derechos, y mucho menos cómo reivindicarlos.

Decisiones que son nuestro derecho —como si queremos tener hijos y cuándo tenerlos— se han convertido en un asunto que controlan los gobiernos. Algunos gobiernos también permiten que otras personas de nuestro entorno —como médicos, guías religiosos o nuestros padres— tomen decisiones por nosotras. Y algunos incumplen su obligación de dar una información y unos servicios a los que tienen derecho las personas.

En los centros de salud de Burkina Faso pueden negar un método anticonceptivo a una mujer si no va acompañada de su marido. En Marruecos se puede obligar a una niña a casarse con su violador para preservar el honor familiar y “proteger” al agresor del enjuiciamiento. Entre 1980 y 2012, más de 150.000 mujeres viajaron desde Irlanda hasta el Reino Unido para someterse a un aborto porque en su país es ilegal salvo que la vida de la mujer corra un riesgo grave. Y en muchos países, amar a una persona del mismo género, o simplemente vestirse fuera de la norma social, basta para ser encarcelado.

El hecho de que sigan existiendo estas restricciones indica que queda mucho por hacer. Se está gestando una reacción contra los derechos sexuales y reproductivos, impulsada por grupos de interés bien financiados y organizados. Algunos gobiernos, desde los máximos niveles, tratan de limitar estos derechos poniendo en tela de juicio las ideas de “derechos reproductivos” y de “igualdad de género” o tildando de occidental el principio de “derechos humanos para todas las personas”. Lo que es evidente es que se están cuestionando nuestros derechos a expresar nuestra sexualidad y a tomar decisiones sobre nuestro cuerpo.

En los próximos dos años, la campaña Mi cuerpo, mis derechos de Amnistía Internacional tratará de detener esta tendencia, sobre todo en NepalEl SalvadorBurkina Faso,Irlanda y el Magreb (Argelia, Marruecos y Sáhara Occidental, Túnez). Se difundirá a personas de todo el mundo, animándolas a que rompan el silencio que rodea estas cuestiones como primer paso para reivindicar sus derechos.

Si rompemos el silencio, los gobiernos tendrán que dar un paso adelante y empezar a proteger el derecho de las personas a tomar decisiones sobre su cuerpo y su vida. Hasta entonces, denunciaremos a los Estados que violen estos derechos y exigiremos el cambio. Porque los derechos sexuales y reproductivos son derechos humanos. Nos pertenecen a todas las personas.

¿Qué son los derechos sexuales y reproductivos?

 Cada persona tiene derecho a… 

  •          Tomar decisiones sobre su salud
  •          Pedir y obtener información sobre servicios de salud
  •          Decidir si desea tener hijos y cuándo
  •          Elegir si quiere casarse
  •          Acceder a atención sanitaria para la salud sexual y reproductiva
  •          Vivir sin sufrir violencia sexual

El informe que fue lanzado pone en relieve la creciente represión que se ejerce contra los derechos sexuales y reproductivos en muchos países del mundo, que dan prioridad a políticas represivas a costa de los derechos humanos y las libertades básicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.