Maternidad en Estados Unidos: peligro de muerte

“Inamarie empezó a quejarse de que le faltaba la respiración. Yo no encontraba a la doctora. La máquina del oxígeno no hacía más que pitar; quizá seis o siete veces en media hora. Perdí la cuenta. Nadie se lo tomaba en serio. Cuando intenté decir al personal del hospital que estaba asustada y le costaba respirar, me dijeron que “no era para tanto” y que nos estábamos poniendo “melodramáticos”.
André Rouse, marido de Inamarie Stith-Rouse, mujer afroamericana de 33 años embarazada que murió en el hospital de Boston, Massachussets en junio de 2003.
Inamarie es una de las más de dos mujeres que mueren cada día en Estados Unidos (EEUU) por complicaciones durante el parto o el embarazo. Sin embargo, las autoridades estadounidenses admiten que su número real podría ser el doble. Aproximadamente la mitad de esas muertes podrían ser evitadas si la salud materna fuese accesible y de buena calidad para todas las mujeres en EEUU.
Estados Unidos gasta más dinero en sanidad que cualquier otro país del mundo. A pesar de ello, las mujeres tienen más riesgo de morir durante el parto que en otros 40 países. Más de 34.000 mujeres sufren complicaciones durante el parto cada año. En EEUU, las mujeres de color tienen 4 veces más probabilidades de morir que las mujeres blancas, siendo esta situación la misma que hace 20 años.
Estos datos son solo el reflejo de lo que en realidad es una crisis de derechos humanos. Las mujeres en EEUU se enfrentan a una serie de obstáculos que les impiden acceder a una atención sanitaria adecuada durante el parto: discriminación, barreras idiomáticas, excesiva burocracia, falta de personal lo suficientemente formado o protocolos para garantizar la calidad de la atención.
La reforma sanitaria actualmente en discusión en Estados Unidos se centra principalmente en la cobertura de la asistencia médica y en reducir sus costes. Sin embargo, no aborda la discriminación, los fallos sistémicos ni la falta de rendición de cuentas gubernamental.
Necesitamos tu apoyo para ayudar a cambiar esta inaceptable situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.