Las decisiones sobre “Robos de bebés”, “La Manada” y “Juana Rivas” nominadas al Premio Garrote de Womens link worldwide. ¡Abierto el plazo para votar!

PARA VOTAR HAZ CLICK AQUÍ.

LA MANADA:

Cinco hombres fueron condenados por un tribunal español por abusar sexualmente de una mujer de 18 años durante las fiestas de San Fermín. El tribunal les condena por abuso sexual, que conlleva una pena menor que la agresión sexual, porque considera que no existió ni violencia ni intimidación.

  • País: España
  • Edición: 2018
  • Visitas: 1017
  • Tribunal: Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra
  • Fecha de la decisión: 20/03/2018
  • Votos: 210

El 7 de julio de 2016, en la celebración de las fiestas de San Fermín en Pamplona, cinco hombres de entre 25 – 30 años agredieron sexualmente a una mujer de 18 años. Los agresores conocieron a la joven de madrugada y comenzaron a caminar junto a ella por las calles de la ciudad. En un momento dado, los cinco jóvenes introdujeron a la mujer en la entrada de un edificio, donde la rodearon para que no pudiera escapar. Durante casi 20 minutos la agredieron sexualmente y grabaron los hechos en vídeo. Después, le robaron el teléfono móvil y la abandonaron en el lugar de los hechos. Horas después, la joven denunció ante la Policía haber sido violada.

En la sentencia, la Audiencia asume la credibilidad del testimonio de la víctima y reconoce que la mujer fue sometida por los agresores, que la superaban en número y corpulencia física, y que no dio su consentimiento para mantener relaciones sexuales. Sin embargo, afirma también que en el vídeo no se aprecian indicios de violencia o intimidación, ya que ella no se resistió de forma activa. Por ello, considera que no se cumplen los requisitos necesarios para que el ataque pueda ser considerado agresión sexual tal y como recoge el Código Penal español, sino únicamente abuso sexual, que se castiga con una pena menor.

En el voto particular de la sentencia, uno de los magistrados argumentó que los agresores debían ser condenados únicamente por el robo del teléfono móvil. El magistrado desacredita totalmente el testimonio de la víctima afirmando que las declaraciones de la víctima eran muy diferentes en cada ocasión y por lo tanto no eran creíbles. Además, interpreta los sonidos del vídeo como sonidos de gemidos de placer sexual, lo que lo lleva a concluir que no hubo ningún tipo de sufrimiento o dolor por parte de la víctima.

Esta sentencia envía un mensaje muy peligroso a la sociedad y, en concreto, a las mujeres, ya que está indicando a las mujeres que han sufrido una agresión sexual que, si no pueden demostrar que se defendieron activamente, su testimonio podrá ser puesto en duda durante los procedimientos judiciales. Además, muestra los prejuicios y estereotipos que aún persisten en la justicia sobre cómo se deben comportar las mujeres víctimas de violación para resultar creíbles.

::::::::::::::::::::::::::::

JUANA ESTA EN MI CASA

Un juzgado español condenó a cinco años de prisión a una mujer, Juana Rivas, por dos delitos de sustracción de menores, tras huir a España desde Italia con sus dos hijos y negarse a entregarlos a su expareja, que había sido condenado anteriormente por un delito de lesiones en el ámbito familiar.

  • País: España
  • Edición: 2018
  • Visitas: 872
  • Tribunal: Juzgado de lo Penal No. 1 de Granada
  • Fecha de la decisión: 18/07/2018
  • Votos: 276

En mayo de 2016, una mujer, Juana Rivas, huyó desde Italia con sus dos hijos menores de edad a Granada, España. Allí, interpuso una denuncia contra su expareja, Francesco Arcuri, por malos tratos físicos y psicológicos habituales y le comunicó que no iba a regresar. Arcuri ya había sido condenado en el año 2009 a tres meses de prisión por haber golpeado a Juana. A su vez, Arcuri presentó una denuncia por un delito de sustracción de menores en contra de Juana.

La denuncia que interpuso Juana nunca llegó a tramitarse y ningún juzgado de España ni de Italia, donde fue enviada más de un año después de que que fuera interpuesta, han investigado los hechos denunciados a día de hoy. Por el contrario, la denuncia de Arcuri sí fue rápidamente tramitada y, en diciembre de 2016, un Juzgado de Granada ordenó a Juana Rivas que devolviera a los niños a su padre. En julio de 2017, cuando debía devolver a sus hijos, Juana desapareció con ellos durante un mes. A finales de agosto, reapareció y entregó a los niños a su padre. Un año más tarde, en julio de 2018, el juzgado condena a Juana Rivas a 5 años de prisión por dos delitos de sustracción de menores, a 6 años de inhabilitación para ejercer la patria potestad, y al pago de las costas y de una indemnización a Arcuri por daño moral y material.

En su sentencia el juez afirma que no comprende por qué Juana no denunció los malostratos en el momento en que se produjeron. También considera que el origen del estrés de Rivas se debe a la convivencia familiar, en la seguramente había momentos de tensión, pero que no era maltrato. Pese a que nunca se ha investigado, el juez afirma que la denuncia presentada por Juana contra su expareja es un recurso para no entregar a los niños al progenitor y conseguir su guarda y custodia.

La decisión sienta un precedente muy negativo, ya que no aplica una perspectiva de género y, por tanto, no tiene en cuenta el contexto de violencia de género en el que Juana Rivas tomó la decisión de huir con sus hijos. Además perpetúa estereotipos de género muy dañinos para las víctimas de violencia, que no siempre se encuentran en situación de denunciar a sus agresores. Por último, menosprecia el maltrato físico y emocional que sufren las mujeres en el ámbito familiar al considerarlo algo propio de la convivencia familiar.

El caso de Juana Rivas generó mucha indignación en España, donde se crearon campañas de apoyo a Juana Rivas en redes sociales, bajo el lema “Juana está en mi casa”, durante el tiempo que estuvo desaparecida, y “Todas somos Juana”.

::::::::::::::::::::::::::::::

ROBO DE BEBÉS:

Un tribunal español considera probada la trama de robo de bebés que se produjo durante la dictadura franquista, pero en el caso que se juzga no puede condenar al acusado porque los delitos ya prescribieron.

  • País: España
  • Edición: 2018
  • Visitas: 33
  • Tribunal: Audiencia Provincial de Madrid
  • Fecha de la decisión: 27/09/2018
  • Votos: 9

Cuando Inés Madrigal cumplió la mayoría de edad, su madre adoptiva le contó que había sido adoptada al nacer, sin darle más detalles sobre los hechos. En el año 2010, empezó a leer noticias sobre el robo de bebés durante la dictadura franquista en España. Inés comenzó a sospechar y a investigar sobre su posible condición de víctima de esta trama. Finalmente, gracias a su madre adoptiva, pudo conocer su verdadera historia detrás de su adopción y decidió denunciar al doctor Vela, médico ginecólogo que dirigía el hospital donde nació Inés y único acusado en el primer juicio que se ha producido en España por un caso de bebés robados.

La Audiencia Provincial de Madrid entiende que los hechos son ciertos y reconoce que el doctor Vela entregó a la recién nacida a un matrimonio, fuera de los cauces legales, y estableciendo una filiación falsa, sin conocimiento de los padres biológicos. Sin embargo, absuelve al médico porque los delitos han prescrito, es decir, que su responsabilidad se ha extinguido debido a que ha pasado demasiado tiempo.

En este caso, el tribunal ha adoptado un criterio de prescripción por el que la responsabilidad del acusado desaparece a los 10 años de que la víctima cumpla la mayoría de edad, en vez de valorar que el delito continúa hasta que la víctima tiene conocimiento de su verdadera identidad biológica. Además, tampoco tiene en cuenta la interpretación internacional sobre los casos de bebés robados por la que se entiende que su práctica obedece a un plan sistemático, organizado y con motivaciones políticas que lo convierte en un crimen internacional de lesa humanidad y que, por tanto, es imprescriptible.

Este tipo de supuestos son un ejemplo más de la violencia sufrida por las mujeres durante el régimen franquista y constituyen un crimen internacional de género cuyo abordaje no puede hacerse de manera restrictiva sin ir en contra de los derechos humanos de las mujeres.

PARA VOTAR HAZ CLICK AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.