Lanzan fono-aborto en Chile, por Leyla Ramírez

Por Leyla Ramírez. Columna publicada en La NaciónONG chilena entregará información segura para interrumpir embarazos con Misotrol

En el Día Internacional por la Salud Femenina y con el apoyo de una ONG holandesa, la Red Salud Mujeres de Chile lanzó ayer este número telefónico, que estará disponible las 24 horas. Matronas lo consideran una medida peligrosa. Otros médicos, un método de información confiable. Las ONG, una solución frente a una realidad silenciada por el mundo político y la sociedad.

Al margen de las visiones éticas y políticas que existen en Chile sobre el aborto, nadie puede obviar una realidad: entre 120 mil y 160 mil mujeres interrumpen voluntariamente sus embarazos cada año en nuestro país.

Las ABC1 siguen optando por el aborto quirúrgico. En poblaciones y en el campo aún se recurre a brebajes, sondas, palillos o tallos de plantas. Aunque son los menos. Hoy, el método más usado es el Misoprostol, un derivado de la prostaglandina (Misotrol y Cytotec en sus nombres comerciales), que evita las infecciones de otros procedimientos y que es usado en todo el mundo -bajo la venia de la Organización Mundial de la Salud- para interrumpir embarazos antes de los dos meses de gestación (ver dato).

En Chile, la disponibilidad del Misotrol en las farmacias es restringida. Su comercialización se remite a una estricta receta médica (como tratamiento para la úlcera). Pero en internet abundan las ofertas y las mujeres siguen desembolsando entre 30 mil y 40 mil pesos por las 8 pastillas, las que no siempre saben cómo tomarse.

Para subsanar justamente esa falta de información y bypasear -de paso- el silencio político y social sobre el tema, la Red Salud Mujeres de Chile, que reúne a una veintena de ONG criollas, lanzó ayer, en plena Plaza de la Constitución, una línea telefónica (08-8918590) para que la población acceda a datos seguros sobre el uso del medicamento abortivo.

Siomara Molina, una de las voceras de la Red, dice que independientemente de nuestro marco legal y las aprensiones de algunos sectores, las chilenas están usando este fármaco, aunque no siempre basándose en los protocolos de su uso, difundidos ampliamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras instituciones internacionales especializadas en salud sexual y reproductiva. Ése es el aporte, a su juicio, del fono.

Distintas miradas

Esta visión es compartida por Soledad Díaz, médico e investigadora del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (Icmer), quien sostiene que la evidencia científica avala al Misotrol como una opción segura y que por ello la OMS lo tiene en su lista de medicamentos esenciales y que cualquier medida que tienda a entregar información le parece valorable. «Este fono no pretende más que eso, entregar información correcta y eso es positivo. La gente podrá decidir luego -según sus valores y creencias- qué hacer con esa información», sostiene.

No piensa lo mismo Anita Román, del Colegio de Matronas, quien califica de peligrosa la medida, debido a que el fármaco produce efectos colaterales y no se sabe quién es el que consulta. «No es aplicable en cualquier embarazada. No estoy contra el aborto, que es una discusión que debe hacerse en Chile, pero no me parece correcta la línea telefónica, ya que no sabes cuántos meses tiene la mujer que llama y es mucho el riesgo. Además, la persona que lo toma debe ser vigilada, porque puede presentar hemorragia», asegura.

Rebecca Gomperts, médico holandesa famosa por practicar abortos sobre un barco en aguas internacionales y directora de la ONG Women on Waves -que apoya esta línea telefónica en Chile- dijo a La Nación que su entidad capacitó a las chilenas que se harán cargo de la nueva línea -en temas médicos y jurídicos- y que no hay nada más riesgoso que no tener información confiable.

El fono ya fue inaugurado en Ecuador y tras el lanzamiento en Chile se harán acciones similares en Argentina y México.

EL PROTOCOLO DE LA OMS

En 2007, un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en la revista The Lancet los resultados de un estudio sobre el misoprostol que llevó a cabo en más de 2.000 mujeres en 11 departamentos de ginecología de seis países.

El trabajo determinó que su mejor uso es por vía vaginal en intervalos de tres o doce horas o colocándolo debajo de la lengua cada tres horas, aunque en este último caso los efectos secundarios aumentan (dolor, diarrea, náuseas, fiebre y escalofríos, entre los más comunes).

¿NUEVA BATALLA LEGAL? A diferencia del llamado “barco del aborto”, que interrumpe embarazos en aguas internacionales, este fono es un celular nacional (no internacional), lo que podría significar querellas de grupos antiaborto para prohibirlo. Al respecto, Gomperts es clara: “En la Constitución chilena está consagrado el derecho a la información. Y esto no es más que eso, entrega de información”, dice. Lo mismo plantea Lidia Casas, abogada y docente de la Universidad Diego Portales, quien sostiene que “aquí lo único que veo es el derecho a informarse sobre contenidos que ya están disponibles en la web. Ahora en Chile hay un conjunto de creativos que siempre buscan posibilidades jurídicas para impugnar este tipo de iniciativas. Mi pregunta es bajo qué fundamento legal un juez podría declarar ilegal la entrega de información. Y si es así, cómo van a hacerlo para bloquear los buscadores en la red para evitar que esa información esté disponible. Veo muy difícil que alguien lo haga”, sostiene. Casas coloca como referencia la polémica que se armó en Irlanda cuando se lanzó una revista que entregaba información sobre lugares, precios y métodos para que las irlandesas pudieran hacerse un aborto seguro en otros países de Europa. Cuando se intentó prohibir la publicación, la Corte Europea dijo que eso atentaba contra el derecho humano a la información y contravenía el pacto regional de DDHH.

Fuente: Observatorio Género y Equidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.