La PPiiNA opina ante las especulaciones sobre el embarazo de Susana Diaz

El tratamiento informativo del embarazo de la Presidenta de Andalucía ha evidenciado, una vez más, que el reparto igualitario de los cuidados es una gran asignatura pendiente. Actualmente las mujeres pueden llegar a las más altas responsabilidades de gobierno, pero siguen siendo medidas por un rasero muy diferente al que se aplica a los hombres en la misma situación.

Susana Díaz

En efecto, se ha llegado a afirmar que Susana Diaz debería dar ejemplo tomándose su permiso de maternidad completo, o incluso que si no lo hace “estaría burlándose de los derechos adquiridos por todas las mujeres”. En cambio, la paternidad de los políticos relevantes (y si se toman o no sus escasos 15 días de permiso) no es objeto de atención mediática a pesar de ser muchísimo más frecuente. Pero ¿no serían, si acaso, los hombres políticos quienes deberían dar ejemplo, ya que son los hombres quienes ostentan un serio déficit en cuanto a su dedicación a los cuidados?

La situación es insostenible. La sociedad española ya ha optado por la igualdad, pero aún se sigue considerando que la responsabilidad del cuidado infantil es de las mujeres, mientras que a los hombres se les sigue viendo ajenos a esas tareas.

Desde la PPiiNA queremos aprovechar la ocasión para recordar que este estado de cosas está potenciado por una regulación obsoleta y tremendamente injusta. Actualmente, ante el nacimiento de una criatura, los hombres solamente tienen un permiso de dos semanas, mientras que las mujeres tienen dieciséis. Así, es la propia ley quien no permite a los padres asalariados, por mucho que quisieran, cuidar a su prole tanto como las madres.

Cambiar este mensaje de desigualdad es urgente y muy fácil de implementar: basta con equiparar los permisos de paternidad con los de maternidad, tal como propone la PPiiNA. Cuando los hombres tengan su permiso de paternidad intransferible de 16 semanas e igual al de las madres en todos los sentidos, las mujeres podrán mantenerse en el empleo y en todos los puestos públicos en igualdad con sus compañeros; los hombres podrán establecer el vínculo paterno que hoy les es negado; y las criaturas tendrán el derecho a ser cuidadas por sus progenitoras/es en una familia igualitaria.

Estos argumentos, y muchos otros que ha desarrollado la PPiiNA durante diez años, son tan evidentes que el propio Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una Proposición No de Ley reconociéndolos e instando al Gobierno a equiparar el permiso de paternidad al de maternidad. Pero eso fue hace ya más de dos años, y desde entonces nada ha sucedido.

Este es un ejemplo evidente del inmovilismo de la actual clase política. ¿Cómo es posible que todos los partidos políticos se definan una y otra vez por la igualdad de los permisos y sin embargo ninguno de un paso para que esta reforma se lleve a cabo?

Todos los partidos siguen repitiendo que esta reforma es necesaria, “apostando por ella” o incluso prometiéndola para la próxima legislatura. Pero ¿cómo vamos a confiar en esas promesas si ni siquiera han llegado a implantar las 4 semanas de paternidad, a pesar de que ya hace una década casi todos los grupos parlamentarios habían votado a favor de esa medida en el Congreso?

Señores y Señoras diputados/as, estamos ante el último periodo de sesiones de la actual legislatura. La Proposición de Ley elaborada por la PPiiNA está registrada en el Congreso lista para elevarla a su discusión y votación en el Pleno. Aquí tienen una excelente oportunidad para demostrar su voluntad política a favor de la igualdad real y de la protección de la infancia. ¡No la desaprovechen!.

Fuente: PIINA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.