Irán: ¡Vamos a anular la condena a muerte de Zeinab!

Actualización: 21 de octubre. La ejecución de Zeinab no ha tenido lugar y ahora ya no corre el riesgo inmediato de que suceda. Zeinab ahora tiene nuevo abogado que va a intentar lograr la repetición de juicio basándose para ello en el artículo 91 de Código Penal de Irán. Si bien la noticia es fabulosa, su condena a muerte aún se mantiene, estando a la espera de lograr la repetición del juicio. Mientras tanto es muy importante seguir presionando a las autoridades iraníes para que la condena sea anulada y se haga un nuevo juicio sin recurso a la pena capital.

Fue detenida en febrero de 2012 y “confesó” el asesinato de su esposo, con quien se había casado a los 15 años de edad, tras haberla sometido éste a insultos y malos tratos físicos durante meses, y negarse a concederle el divorcio. Pasó los siguientes 20 días recluida en la comisaría donde afirma que agentes de la policía varones la golpearon por todo el cuerpo.

No tuvo acceso a un abogado hasta que empezó el juicio y entonces se retractó de su “confesión” y le dijo al juez que el autor del crimen había sido su cuñado, quien la había violado varias veces. Explicó que éste le había prometido que, si asumía la responsabilidad, la indultaría (según el derecho islámico, los familiares de las víctimas de asesinato tienen la facultad de perdonar al asesino a cambio de una indemnización).

El tribunal no investigó tal afirmación y se basó en la “confesión” que había hecho sin que estuviera presente un abogado. Si llevase a cabo la ejecución, Irán estaría incumpliendo sus obligaciones como Estado Parte de varios tratados internacionales que prohíben la ejecución de personas que eran menores en el momento del supuesto delito.

En 2015, Zeinab se casó con otro preso y se quedó embarazada. La ejecución se retrasó hasta después del parto. El pasado 30 de septiembre dio a luz a un bebé muerto. Según los médicos, murió en el útero debido a la conmoción sufrida por Zeinab alrededor de dos días antes, coincidiendo con la ejecución de su compañera de celda y amiga.

Un día después del parto, Zeinab volvió a prisión sin recibir ningún tipo de atención posnatal ni psicosocial.

Apoya con tu firma y difunde para que muchas más personas actúen para Zeinab no pueda ser ejecutada.

¡Firma!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.