EXPOSICIÓN: «Presas de Franco» I

 

Fotografía de la exposición: Visita Visual

Archivo personal de María Salvo. Taller de la prisión de Alcalá de Henares, 1956

ARCM. Fondo Santos Yubero. 38127. Prisión Especial de Calzada de Oropesa, 1941. La de Calzada fue la primera prisión especial de regeneración y reforma, ampliamente publicitada por el régimen. La imagen recoge la “misión” realizada por el Padre jesuita Martínez Colom con motivo de su fundación.

«Presas de Franco

Del 5 de junio al 5 de octubre de 2008

Sala Thesaurus – La Nau

Horario: de martes a sábado de 10 a 13.30 horas y de 16 a 20 horas. Domingos de 10 a 14 horas. ENTRADA LIBRE

VISITA VISUAL


Mujeres como Tomasa Cuevas, Manolita del Arco, Juana Doña, Nieves Torres, María Salvo, Trinidad Gallego, Soledad Real, Leonor Estévez, Mari Carmen Cuesta, Carlota O’Neill, Concha Carretero, Maruja Borrell, Matilde Landa, Ángeles García-Madrid, Josefina Amalia Villa y otras muchas mujeres forman parte de una generación -la de la II República y la Guerra Civil- cuya memoria e historia tan sólo de forma muy lenta comienza a ser conocida. Una primera generación de presas políticas del franquismo que forma parte misma del “sustrato democrático” de todas aquellas luchas, reivindicaciones y conflictos que durante el siglo XX en España pusieron entredicho, con más frecuencia e impacto del que se ha supuesto, el modelo de sociedad dominante.

Si hoy podemos hablar del «fracaso histórico del franquismo», no es ni por las reconversiones democráticas de ciertos intelectuales del franquismo, ni por las propias evoluciones internas de los clanes de poder de la dictadura, ni por olas democratizadoras a nivel internacional, como mantienen ciertas visiones elitistas del pasado y de la sociedad. Los verdaderos protagonistas que nos ayudan a explicar este fracaso son actualmente mucho menos conocidos, y sus nombres no suelen figurar en calles, plazas o parques. Nos referimos a la militancia antifranquista de base perseguidos por la dictadura y, muy en particular, a las presas políticas de las dos primeras décadas de vida del régimen. Mujeres jóvenes que, vinculadas a la política de la mano de las reformas republicanas, fueron castigadas por su osadía -la osadía de desafiar al fascismo, pero también a una sociedad patriarcal de raíces seculares- con largas penas de cárcel e incluso con la muerte.


A partir de estos puntos de partida debe tenerse presente la doble represión que sufrió esta generación: como rojas y como mujeres. Todo ello en un contexto marcado por una dictadura de carácter totalitario con claros elementos de influencia fascista durante sus primeros años, y retroalimentada de un arcaico poso patriarcal y misógino: el que imponía un modelo de mujer-esposa-madre recluida en el hogar, marginada del mundo de lo público, sometida a las autoridades masculinas.

Por este camino, las propias experiencias vitales de lucha, compromiso y en muchos casos de mera supervivencia de las “presas políticas del franquismo” tanto dentro del “mundo penitenciario” como fuera de él, nos remiten, lejos de un pasado heroico y en no pocas ocasiones glorificado, a una historia de dolor, tristeza, miedo…


En todo caso no debe obviarse como este acontecimiento de primer orden de las rojas en prisión, de aquella primera generación condenada por “delitos de guerra y de posguerra” -formada tanto por mujeres encarceladas únicamente por su relación con sus familiares varones, como por militantes y cuadros de organizaciones sindicales, feministas o partidarias- ha quedado durante demasiado tiempo velado y/o subsumido bajo la de sus compañeros varones, de cuya historia, al menos, tenemos un conocimiento general. Así pues, si el valor de los testimonios de estas militantes nos es ahora esencial para explicar las dimensiones cualitativas y cuantitativas de la represión franquista, hay que recordar como los mismos fueron durante no pocos años si bien no ocultados ni silenciados, en pocas ocasiones oídos tanto por parte de la academia como por las instituciones. Premisas, consignas partidistas, coyunturas políticas y porque no decirlo ciertas reminiscencias de un pasado demasiado presente fueron algunos de los elementos que intervinieron en la conformación del siempre tan citado “pacto de silencio”. Cuestión a la que cabe sumar para explicar la más que frecuente omisión en la construcción de los relatos históricos de estas experiencias militantes, el propio sesgo patriarcal del sistema de relaciones socioeconómico y cultural que, en su transversalidad, no conoce clases ni ideologías.


En fin, determinadas realidades históricas, todas ellas singularizadoras de la represión femenina durante el franquismo -la vivencia de las presas-madres con sus hijos en prisión, el trabajo en la cárcel para mantener a sus familiares, las “prisiones especiales de prostitutas”, la labor femenina de apoyo a sus compañeros varones encarcelados- que han quedado tradicionalmente al margen, en tanto que no debidamente reconocidas, no sólo del discurso institucional, sino también del antagonista, del resistente. Algo sabe nuestra memoria colectiva de la resistencia antifranquista de la prisión de hombres de Burgos, pero apenas nada sobre sus contrapartes femeninas, las prisiones centrales de Segovia, Ventas o Palma.

La consecuencia no ha sido otra que la persistencia continuada de una invisibilidad que tiene su actual reflejo en la ausencia de esta experiencia histórica en los procesos de reconocimiento institucional -desigualmente repartidos por el territorio español- y académicos, en cuanto objeto de historia poco estudiado, al menos hasta muy avanzada la década de los noventa. Lagunas, en fin, en una memoria histórica colectiva generacional, que abarcan desde la ausencia de reconocimiento y señalización de lugares de la memoria -paredones, cárceles- hasta un claro desinterés por desentrañar la propia historia de sus protagonistas, hombres y mujeres.


La exposición Presas de Franco se propone contribuir a visualizar la experiencia penitenciaria femenina de las primeras décadas de la dictadura franquista, a partir de un diálogo continuo entre memoria e historia, donde se conjuguen las imágenes y los documentos con el recuerdo y los testimonios de las mujeres encarceladas. Documentación y fotografías de variado origen, tanto de archivos personales como públicos, conviven con los recuerdos -grabados y transcritos- de las verdaderas protagonistas de la exposición. Al mismo tiempo, el recorrido por los diferentes ejes temáticos -los niños en prisión, el trabajo, la resistencia organizada- incluye el tratamiento individualizado de las cárceles más significativas -Ventas, Saturrarán, Palma, Les Corts- verdaderos universos particulares alojados dentro del más amplio de la represión femenina franquista.

Nuestro propósito, en fin, es el de continuar reconstruyendo un periodo de la historia contemporánea marcado por el trauma y el terror de la Guerra Civil, y más concretamente, por la dictadura franquista, en donde, por fin, la voz, el testimonio, la memoria de los “excluidos” y “excluidas” de las “grandes historias”, formen parte -como actores principales que fueron- de un periodo histórico que presenciaron, vivieron y protagonizaron. Al mismo tiempo, la exposición pretende visualizar de cara a un público general una experiencia histórica -humana, social, política- tan singular como fundamental en el proceso de sedimentación de ese “sustrato democrático” que mencionábamos líneas arriba. En definitiva, lo que se encuentra en juego, no es ni más ni menos, que la construcción de una memoria democrática y social, siempre necesitada de nuevos aportes y nuevas miradas.


La documentación presentada procede de los siguientes archivos públicos y privados:

Archivo General de la Administración (AGA), Archivo General de la Guerra Civil, Arxiu Nacional de Cataluña (ANC), Archivo Histórico del PCE (AHPCE), Arxiu Fotogràfic de la Ciutat de Barcelona, Archivo Regional de la Comunidad de Madrid (ARCM), Arxiu Històric de Les Corts (AHLC), Archivo Museo Reina Sofía, Archivo Alfonso, Archivo Agencia EFE, Archivo Militar de Segovia, Archivo del Centro Penitenciario Victoria Kent de Madrid, Archivo de la Prisión Provincial de Segovia, Archivo Asociación de Ex-Presos y Represaliados Políticos Antifranquistas, Archivo General de la Primera Región Militar, Arxiu Històric de la C.O.N.C. / Fundació Cipriano García, Biblioteca de la Dirección Gral. de Instituciones Penitenciarias, Biblioteca Nacional, Biblioteca Fundación de Investigaciones Marxistas, Centro de Documentación Asociación Matilde Landa. Archivos personales: Carmen Rodríguez Sánchez, Matilde Landa, Blanca Brissac, Carlota O’Neil, Manolita del Arco y Martina Barroso».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.