Expedición «Mujeres por el Ártico»

Greenpeace viajará al Ártico con Elena Anaya y Gemma Mengual para pedir su protección.

* Este año el convenio OSPAR de la ONU puede dar el primer paso al asegurar la protección de una superficie equivalente a la mitad de España.

* Con el 0% de sus aguas internacionales protegidas, el océano Ártico es el más desprotegido del planeta.

* 2014 ha sido el año más caluroso desde 1880 y el Ático es donde más rápido están subiendo las temperaturas.

* Las expedicionarias recorrerán el lago helado de Inari en trineos de renos, dormirán en tiendas tradicionales y se acercarán a la cultura tradicional local.

Hoy 7 de abril, se ha presentado en rueda de prensa la expedición de Greenpeace “Mujeres por el Ártico”, que partirá el próximo miuércoles 8 de abril con destino al Círculo Polar Ártico. La prestigiosa actriz Elena Anaya y la reconocida medallista olímpica Gemma Mengual se convertirán durante varios días en expedicionarias y embajadoras árticas y viajarán con Greenpeace hasta la denominada “última frontera” para pedir su protección. En un encuentro de culturas y de compromiso con la preservación de un entorno único y amenazado, el objetivo de esta nueva expedición es conocer este valioso ecosistema y las comunidades indígenas que dependen de él y pedir su protección en un momento histórico, ya que en junio el Convenio OSPAR podría asegurar la protección de casi un 10% del Santuario Ártico.

“Es un orgullo para mi ser embajadora de Greenpeace y contribuir con mi granito de arena a salvar el Ártico, por ello me uno a esta expedición con mucha ilusión. Aunque se trata de un reto para mí, creo que es un desafío para todos conseguir que se declare este ecosistema único como Santuario. Tenemos que proteger nuestro planeta y concienciarnos del cambio climático, ya que su futuro nos afecta a todos y está en nuestras manos poder mejorarlo”, ha declarado en rueda de prensa la medallista olímpica, Gemma Mengual.

Acompañadas de una científica experta en ecosistemas en peligro, una galardonada periodista internacional, una pastora de renos y una cantante tradicional indígena (ambas pertenecientes a la comunidad ártica Sami), Elena Anaya y Gemma Mengual conocerán de primera mano la belleza de un entorno muy especial y las amenazas a las que se enfrenta. Su destino será Finlandia, cuyo Gobierno es un ejemplo de compromiso por la protección del Ártico y donde las temperaturas están subiendo dos veces más rápido que en cualquier lugar del mundo. Visitarán el helado lago Inari de Laponia y la parte noruega del Océano Ártico. Allí, se enfrentarán al frío y a largas jornadas para conocer la cultura tradicional ganadera Sami, con quienes recorrerán el lago en trineos de renos y acamparán en tiendas tradicionales sobre el hielo.

“Vivimos en un planeta afectado por la falta de sentido común. Necesita protección en aquellas zonas más vulnerables y deseadas por su riqueza. Por eso acompaño a Greenpeace en esta expedición al Ártico, para sumarme a ellos e intentar lanzar el mensaje de emergencia al máximo número de personas”, ha señalado la actriz Elena Anaya.

Desprotección y peligros frente a una oportunidad histórica

El Ártico es fundamental para regular el clima del planeta. Es el hogar y la fuente de recursos de las comunidades indígenas del Ártico y alberga una biodiversidad única. Pero el cambio climático está amenazando esta región. A medida que se produce el deshielo, la industria del gas y del petróleo (causantes del cambio climático) y la industria pesquera ven en las aguas del Ártico nuevas zonas de explotación. Pese al riesgo real de vertido, la semana pasada la administración de Obama confirmó el permiso de Shell para perforar en las aguas de Alaska, lo que allana el camino a lograr sus planes de exploración para verano de 2015. Empresas como Shell amenazan la integridad de este ecosistema cuyo nivel de protección es además muy bajo.

Justo ayer por la tarde, seis activistas de Greenpeace interceptaron y escalaron, en el medio del océano Pacífico, la plataforma de Shell Polar Pioneer, que se dirige al Ártico para realizar perforaciones petroleras en el mar de Chukchi (Alaska). El equipo, integrado por voluntarios de distintas nacionalidades, montó un campamento en la parte inferior de la cubierta principal de la estructura de 38.000 toneladas. Están provistos con suministros para varios días y con equipo para comunicar en tiempo real la travesía a los millones de personas en todo el mundo que quieren proteger el Ártico.

“Pese a la importancia global del Ártico es el océano más desprotegido del planeta. De hecho, en sus aguas internacionales la protección es del 0%, no existe ninguna zona protegida”, ha declarado Elvira Jiménez, responsable de la campaña de Ártico de Greenpeace España. “Los compromisos internacionales exigen mayor protección de los oćeanos y la comunidad científica respalda la relevancia del Ártico como zona a proteger. Con el avance del deshielo, la protección del Ártico es urgente”.

Esto podría cambiar en 2015. Por primera vez, existe la oportunidad histórica de lograr la primera protección real del Alto Ártico: un área marina protegida del tamaño de la mitad de España. Tal y como señala Greenpeace en su informe Ártico, el océano más desprotegido del planeta. El reto del Convenio OSPAR en la protección del Ártico, en junio de 2015 la comisión del Convenio OSPAR puede asegurar la protección de un 10% del Santuario Ártico, dando así el primer paso en la protección de esta zona única del planeta.

Greenpeace recuerda que el Convenio de OSPAR es la única herramienta legal que permite en la actualidad declarar una zona protegida en el área del Santuario Ártico. El Estado español está colaborando de forma muy positiva en el proceso que está desarrollando OSPAR para proteger esta valiosa zona del planeta. Greenpeace valora positivamente este apoyo del Gobierno liderando una protección lejana pero con grandes repercusiones para la protección de las costas españolas. Salvar el Ártico es salvar mucho más.

Algunas cifras sobre la destrucción del Ártico

En los últimos 30 años se han perdido tres cuartas partes del volumen de hielo en el Ártico.
El Ártico se calienta dos veces más rápido que la media mundial.
cada minuto, se deshiela en el Ártico, la superficie equivalente a 3,5 estadios de fútbol
2014 ha sido el año más caluroso desde 1880.
La temperatura en el Ártico ha aumentado el doble que la media global en los últimos 10 años.
En 2015 la máxima extensión de hielo ha alcanzado un nuevo mínimo histórico
La duración del verano en el Ártico (periodo con menos hielo) se ha incrementado en 5-10 semanas desde 1979 y hasta 20 semanas en el mar de Barents
0% de las aguas internacionales del Ártico están protegidas
el Ártico es el océano más desprotegido del planeta

INFORME.

Fuente: Greenpeace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.