Declaración de la RAWA: Ni Taliban ni Criminales Yihadistas, ¡El Poder en las Manos del Pueblo Afgano!

Declaración de la RAWA en los sombríos días 28 y 27 de abril de 2019

Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán (RAWA)

Traducción de Edu Montesanti

Los días nacionales de luto del 7 y 8 de Saur de este año, coinciden con otra traición cometida por EEUU tras la traición de instalar a los criminales yihadistas Sayyaf, Rabbani, Fahim, Zahir Qadir, Abdullah, Dostum, Ismael, Atta Mohammad, Mohaqiq, Qanooni, Khalili y otros, tras la caída de sus lacayos talibanes. Según lo previsto por nosotras y otros defensores de la libertad, los Estados Unidos retiraron a los talibanes de su lista de enemigos y ahora están tratando de llevarlos, esos asesinos crueles de miles de jóvenes afganos y sucios lacayos de Pakistán, Qatar y Arabia Saudita, junto a sus hermanos yihadistas para que, como la brutal pandilla de Gulbuddin, desempeñan el papel de devotos y perpetuos guardianes de los beneficios políticos y financieros de los ocupantes estadounidenses en nuestra patria.

No hay duda de que nuestro pueblo está ardiente en la esperanza de paz, pero hacer las paces con los asesinos, saqueadores y mercenarios de los talibanes que tendrán más poder y privilegio que antes, significa el retorno del fuego del infierno en el que nuestro pueblo se ha quemado durante el emirato islamista. Esta «paz» preparará el terreno para guerras aún más devastadoras y destructivas. Los Estados Unidos cometieron esta traición por intermedio de Khalilzad con la intermediación de Karzai, yihadistas criminales y elementos reaccionarios tales como Anwar ul-Haq Ahadi, Aziz Rafi, Shahnawaz Tanai, Soraya Dalil, Omar Zakhilwal, Nilab Mobarez, Hafiz Mansoor, Habiba Sarabi y Orzala Ashraf, Ghafoor Lewaal, Latif Pidram, Rasul Zalmai, Javid Kohestani, Shahla Farid, Noor ul-Haq Oloomi, Rangin Spanta, Sima Samar, actores de la sociedad civil y sus semejantes que implementarán este plan en Moscú, Doha o algún otro lugar.

A diferencia de las descaradas alegaciones de Fawzia Koofi, el sanguinario Talibán no cambió absolutamente nada su naturaleza y no se hizo «interesante». El leopardo nunca pierde sus manchas. Cuando el Talibán llegue al poder, en conjunto o independientemente, seguirá los pasos de Sayyaf que dijo, durante los sangrientos y traidores años yihadistas, que la ’infiel’ Kabul debería ser quemada y usará su viceministro de Virtudes (The Ministry for the Propagation of Virtue and the Prevention of Vice of Afghanistan) y decretos, para vengarse de mujeres, hombres, ancianos y jóvenes de Afganistán. Los vende-patria, listos para renunciar al honor y la dignidad por poder y dinero, aceptaron la orden de su maestro y padrino, Jalilzad, y se arrodillaron ante el Talibán orgullosamente agitando sus manos ensangrentadas y orando detrás de ellos, con los talibanes en sus ataques a nuestro pueblo entregando Afganistán a sus maestros paquistaníes con las dos manos.

En todo esto, Ashraf Ghani, que sintió las tapas insultantes de Estados Unidos y cuyos acuerdos cobardes con la banda de Atta y Mohaqiq no lo llevaron a ninguna parte, está luchando desesperadamente con sus tontos consejeros para sentarse a la mesa de negociaciones con el Talibán, a pesar del hecho de que los traidores del Talibán matan decenas y cientos de soldados y civiles todos los días, incendiando distritos uno tras otro y desplazando a los desamparados habitantes. Él intentó golpear en todas las puertas para alcanzar ese objetivo, y su pánico resultó en la formación de un grupo de 250 personas e incluso en el ridículo Talibán del ISI (inteligencia paquistaní).

Es claro que nadie espera que un gobierno títere sin base entre el pueblo y compuesto por fundamentalistas y tecnócratas alimentados por la CIA, cuyas únicas preocupaciones son usar buenos lazos y copiar portavoces estadounidenses, quiera o sea capaz de barrer a los criminales y personas corruptas del gobierno y armar al pueblo para una batalla decisiva contra Talibán, ISIS y otros terroristas para limpiar Afganistán de esa suciedad. Tal tarea sólo es posible a través de la revuelta de nuestro pueblo, la destrucción y remoción de estos arch criminales de las últimas cuatro décadas levantando la bandera de la independencia, libertad y democracia sobre el cuerpo herido de Afganistán, en el cautiverio de los religiosos y lacayos no religiosos de la CIA, del ISI y de los regímenes religiosos opresivos de Irán, Arabia Saudí y Qatar. Estos no son sólo eslóganes. En este preciso momento, mujeres y hombres de Sudán y Argelia están luchando para jugar sus regímenes despóticos y fundamentalistas en la basura de la historia, sin miedo a la opresión del gobierno. ¿Por qué nuestra nación, que tiene la orgullosa historia de resistir a los invasores ingleses y rusos, no destruye a los asesinos de los talibanes y del ISIS, y sus socios?

A nuestro pueblo, los talibanes parecen «fuertes» y «supremos», pero eso no es verdad. Se debe a la debilidad, ineficiencia, corrupción arraigada, a la profunda influencia de los agentes de Pakistán e Irán, y al gobierno mafioso creada por la CIA en el gobierno de Ghani y Abdullah el hecho de que los analfabetos, reaccionarios, mediocres y más importantes, los talibanes creados por el ISI, parecen poderosos. Además, la propaganda de autoridades y los medios de comunicación de Estados Unidos que pintan al Talibán como «invencible», y algunos intelectuales dentro y fuera de Afganistán que los llaman «fuerza de resistencia contra la ocupación», hicieron que el Talibán pareciera más fuerte y más poderoso.

Pero nuestro pueblo sabe que si Pakistán detiene su apoyo al Talibán, aunque por una semana, su espalda se romperá y sus vergonzosas vidas se acabarán. Ellos saben que un grupo creado y alimentado por un gobierno reaccionario que cometió masacres terribles, no puede y no debe estar en el poder de nuevo, y arrastrar a Afganistán de hace varios siglos. Nuestro pueblo no olvidó las masacres del Talibán en las zonas habitadas por Shamali y Hazara, el asesinato de todos los profesores, estudiantes y periodistas, y el incendio de las escuelas. Siempre dijimos que nuestro pueblo nunca perdonará a los talibanes, pero lo castigará si no es por la destrucción de los Budas de Bamyan, no importa cuán fuerte sea el apoyo que tienen de Estados Unidos o de Pakistán.

Es deber de las fuerzas democráticas y de búsqueda por independencia profundizar y ampliar esa conciencia, odio y rabia, y organizar a las masas de mujeres y hombres para formar un movimiento sustentable y triunfante. La participación de las mujeres en la lucha contra los talibanes y sus hermanos yihadistas es vital y decisiva. Las mujeres deben saber que pueden desempeñar su papel histórico a través de una lucha valiente por independencia, democracia y laicismo contra el fundamentalismo lo que nunca será posible con las mujeres de la «CIA» corriendo a la embajada de Estados Unidos, y declarando lealtad a Khalilzad. Nuestras mujeres luchadoras consideran estas acciones repugnantes, y ven a luchadores como Malalai, Nahid, Meena y las mujeres de Irán, Kurdistán, Turquía y otras como inspiración, y no se inclinan a la tortura o presión del enemigo.

Nuestros compatriotas que buscan la libertad,

Con la inclusión del Talibán en el poder, días más difíciles y más horribles nos aguardan,\ y no tenemos más que dos opciones: ceder con miedo, cobardía y humillación, o luchar valientemente y firmemente contra los criminales talibanes y los yihadistas traidores, y sus cómplices. Vamos a elegir el segundo camino, y probar al mundo que el pueblo de Afganistán, mientras que el pueblo de Irán, Sudán, Argelia y otros países, está vivo y sediento de libertad, democracia y justicia social, removiendo las manchas del séptimo y octavo Saur de su historia.

¡Abajo los talibanes, sus hermanos yihadistas y sus cómplices!

¡Viva un Afganistán independiente y democrático, libre de la plaga del fundamentalismo!

Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán

28 de abril de 2019

Fuente: Xarxa Feminista PV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.