Comisión Interamericana de Derechos Humanos requiere a Nicaragua que adopte medidas cautelares urgentes para salvar la vida de Amalia

En una decisión sin precedentes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos requiere a Nicaragua que adopte medidas cautelares urgentes para salvar la vida de Amalia

2 de marzo de 2010-. El pasado 18 de febrero Women’s Link Worldwide junto con un grupo de organizaciones nicaragüenses e internacionales, solicitamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH que requiriera al Estado de Nicaragua la adopción de medidas cautelares urgentes para proteger la vida de Amalia (nombre ficticio), una mujer nicaragüense, de 27 años de edad, madre de una niña de 10 años, a quien el sistema de salud le negó el aborto terapéutico que necesita para recibir el tratamiento de quimioterapia y radioterapia, vital para combatir el cáncer que padece. La Asamblea Nacional determinó en octubre de 2006 penalizar la práctica del aborto terapéutico bajo cualquier circunstancia.
El pasado viernes 26 de Febrero, la CIDH sentó un precedente histórico para la región y para el mundo, al solicitar al gobierno de Nicaragua:
1. Adoptar las medidas necesarias para asegurar que la beneficiaria tenga acceso al tratamiento médico que necesita para tratar su cáncer metastásico; 2. Adoptar dichas medidas en concertación con la beneficiaria y sus representantes, y 3. Reservar la identidad de la beneficiaria y su familia, refiriéndose a ella simplemente como “Amalia”.La CIDH, además, solicitó al gobierno de Nicaragua la presentación de información sobre el cumplimiento de las medidas en un plazo de cinco días y actualizar dicha información de forma periódica.
Sobre el impacto de las medidas cautelares
Las medidas cautelares otorgadas por la Comisión sientan un precedente histórico, ya que es el primer caso que evidencia la necesidad de que los estados reconozcan el derecho a acceder a un aborto en casos extremos. La decisión llega en un momento en el que varios países del mundo discuten la penalización total y absoluta del aborto como República Dominicana y Kenya.
Carta de la Diputada nicaragüense Mónica Baltodano
Managua 23 de Febrero del 2010
Sr. Daniel Ortega Saavedra
Presidente de la República
Señor Presidente:
En nuestro carácter de Representante ante la Asamblea Nacional hemos recibido información sobre el caso de una joven paciente del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales, Arguello (HEODRA) ubicado en la ciudad de León. Se le ha llamado “Amalia” (nombre con el que se protege la identidad).
A Amalia, como es de conocimiento público, le fue confirmado estado de embarazo en pruebas practicadas el 7 de Enero de este año, y desde el 15 de Febrero, estando hospitalizada en el Centro antes mencionado se le diagnosticó cáncer en los pulmones, cerebro y senos, siendo urgente la aplicación de la quimioterapia o radioterapia para que pueda tener alguna esperanza de vida.
Tenemos toda la documentación que demuestra que los médicos no le aplican el tratamiento indicado porque consideran que este afectaría el embarazo, los que constituiría un aborto terapéutico y en Nicaragua la interrupción del embarazo por razones terapéuticas quedo criminalizado desde la aprobación de la Ley 603 aprobado por la Asamblea Nacional en Octubre del 2006.
Tenemos en nuestro poder todos los documentos que fueron presentados por distintas personalidades de organismos de derechos Humanos de Nicaragua ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitando Medidas Cautelares para que se requiera al Estado de Nicaragua la adopción de medidas urgentes para proteger de manera inmediata la vida e integridad física de la joven “”Amalia”, pero pensamos Sr. Presidente que usted puede tomar las medidas necesarias ordenándole a su Ministro de Salud a que cumpla el precepto constitucional que establece como unos de los derechos fundamentales individuales de las personas el derecho a la vida, el cual es inviolable e inherente a la persona humana.
Amalia tiene una hija de 10 años a la que quiere cuidar y atender, y no lo podrá hacer si muere debido a la falta de atención médica. Ella ya ha manifestado su deseo de que se le apliquen los tratamientos aunque esto signifique el aborto terapéutico porque quiere vivir. Eso debería ser suficiente para que se le aplique la quimioterapia de inmediato.
Nicaragua es suscriptora de La Declaración Universal de los Derechos Humanos; De la Declaración Americana de Derechos del Hombre, del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la Organización de las Naciones Unidas y de la Convención Americana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos. Estos instrumentos obligan al Estado Nicaragüense y en todos ellos está considerada como un asunto primordial la defensa del derecho a la vida de sus conciudadanos.
Ud. como Presidente de la República y Responsable del Poder Ejecutivo debe ser el primero en cumplir con la obligación del Estado de salvaguardar el primer bien jurídicamente protegido en nuestra Constitución que es la vida, y en este caso concreto está totalmente en sus manos.
Como usted sabe hemos lamentado una y otra vez que el Partido Frente Sandinista que usted dirige haya promovido la aprobación de la Ley 603 y posteriormente la criminalización del Aborto Terapéutico en el Código Penal de Nicaragua. Denunciamos entonces que esta medida no se correspondía con los preceptos y valores que cobijaron siempre al sandinismo verdadero, el de Carlos Fonseca. Creemos urgente que se despenalice el aborto terapéutico, como un derecho fundamental para las mujeres nicaragüenses, pero en este momento ante todo, queremos salvar la vida de “Amalia”.
Esperando su atención le saluda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.