Al Gobierno Chileno y en su nombre al Presidente Sebastian Piñera : Belén niña chilena de 11 años pueda interrumpir su embarazo.

Belén, una niña de 11 años, fue violada por su padrastro de 32 años. Ahora, Belén está embarazada de 14 semanas. Chile es uno de los países que criminaliza el aborto en todas las circunstancias. Esto significa que las niñas que quedan embarazadas a causa de una violación, o cuando el embarazo arriesga su vida o salud, están obligadas a continuar con el embarazo a pesar de los riesgos. La criminalización del aborto constituye una brecha del derecho internacional de los derechos humanos.

Mientras los y las expertas concluyen, que el daño profundo causado por la violación y la violencia sexual nunca podrá ser enteramente reparado, por ello la interrupción del embarazo es necesaria para poder mitigar parte de las consecuencias de esta constante violación a la que se vio sometida Belén. Además este grupo coinciden que el embarazo plantea riesgos específicos y potenciales consecuencias de largo plazo en la salud mental y física de las niñas y que el daño profundo causado por la violación y la violencia sexual nunca podrá ser enteramente reparado, esos servicios son primordiales para mitigar las consecuencias.

El Estado de Chile debe asegurar que las víctimas de violación tengan la garantía de una interrupción del embarazo seguro, accesible y legal, así mismo el estado chileno tiene la obligación de proporcionarle cualquier apoyo necesario para abordar las consecuencias físicas y psicológicas de haber sido violada y estar embarazada como resultado de esta violación. El Estado chileno debe dar a la niña de 11 años que fue violada por su padrastro y ahora está embarazada, el apoyo psicológico y médico que requiere, y hacer posible la práctica del aborto seguro.

Los Comités de Naciones Unidas para los Derechos de los Niños, la Tortura, Contra Violencia hacia la Mujer y la Organización Mundial de la Salud, entre otras organizaciones, insisten que a todas las víctimas de violación se les debe ofrecer apoyo continuo, para superar el impacto físico y psicológico, de acuerdo a sus necesidades particulares, incluyendo, terminar con el embarazo producto de la violación.

Exigimos el aborto seguro y legal, además del apoyo que requieren para la seguridad de sus vidas y salud. Ninguna víctima de violación debe ser sujeto de más miedo y coerción. En estos momentos Belén, su vida, salud, esperanzas y sueños, están todos en manos de las autoridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.