Adiós al arte feminista de Nancy Spero

La muerte de Nancy Spero (Ohio, 1929-Nueva York, 2009) ha pasado desapercibida en España. Quizá tuviera algo que ver el lío que tenía montado la agencia Efe con la reagrupación de sus secciones. O simplemente, que los domingos no son buenos días para morir y trascender. La artista norteamericana murió el pasado día 18 por causas respiratorias derivadas de una infección, informó The New York Times.

La última gran retrospectiva de Spero en España la difundieron el MACBA y el Reina Sofía. Disidanzas sintetizaba los hilos con los que Spero tejió su obra: la señalación del poder como un yugo violento, el horror de la guerra y la lucha por la igualdad de la mujer. Su colaboración en los años sesenta con colectivos feministas de EEUU que reivindicaban cuotas paritarias a las de los hombres marcaron su arte con el sello contestatario de artistas igualmente reivindicativas con el género –aunque una generación más jóvenes- como Kiki Smith y Nalini Malani (las tres son objeto de una exposición en la galería madrileña Estiarte, hasta el 3 de noviembre).
En la década de los 50 se casó con el pintor Leon Golub, con el que compartió todo hasta su muerte. Juntos emigraron a Europa pocos años más tarde, donde nacieron sus hijos. Los frescos etruscos de Italia influenciaron los dibujos de Spero, que se volcó en la representación de escenas sexuales y de maternidad a través de la reapropiación de imágenes de la Antigüedad. Durante su estancia en Europa, expuso con regularidad en la galería Breteau de París, donde residió cinco años con su familia.
A mediados de los años 60 Spero volvió a EEUU, donde abordó su oposición a la guerra de Vietnam, estableciendo paralelismos con su marginación en el mundo del arte por su condición de mujer. Esta alienación le llevaría, años después, a asociarse con varios colectivos de mujeres artistas y a fundar la primera galería-cooperativa de mujeres en Nueva York.La inclusión de frases manuscritas del poeta Antonin Artaud (1896-1948) confirió a su obra una voz propia que fue respaldada con un notable éxito de crítica, mediante Artaud Paintings y Codex Artaud. A nivel formal desarrolló un tratamiento poco ortodoxo del papel en el que se apoyó en el collage y en la aplicación de tampones de diseños elaborados previamente.
Sangría y llanto en Latinoamérica
A mediados de los setenta su preocupación por la posición de la mujer trasciende su propio país, interesándose por la condición femenina en otras partes del mundo. Incapaz de callar su compromiso político, actualizó la represión histórica de la mujer con las torturas de Chile y las dictaduras de otros países latinoamericanos.
Sus primeras retrospectivas se organizaron en EEUU a finales de los 80. Pero Spero no sabía parar y poco después empezó a experimentar con sus primeras instalaciones; algunas de las cuales recalaron en España con Disidanzas.

Inició su formación en el Art Institute de Chicago, donde conoció a León Golub, que años más tarde se convertiría en su marido. Ambos se trasladaron a París, donde cursaron estudios en la Escuela de Bellas Artes y en el taller de André Lhote. Después viajaron a Florencia, en busca de un camino alternativo al del Expresionismo Abstracto, que era el movimiento dominante en los Estados Unidos. En Italia, Nancy bebe ávidamente de las fuentes clásicas, que tanto influirían en su obra posterior.

De regreso a Francia, donde la pareja vivió hasta mediados de los años 50, Nancy Spero realiza trabajos muy elaborados a base de capas de pintura superpuestas, a mitad de camino entre la Figuración y el Expresionismo Lírico. La temática oscila entre el amor, la maternidad y la noche.

En 1964, Spero vuelve a los Estados Unidos, donde queda tremendamente impactada por las imágenes que difunde la televisión desde Vietnam. Su obra se convierte entonces en una voz que condena la guerra y sus consecuencias. Del lienzo pasa a trabajar sobre papel, un soporte más frágil sobre el que plasma crudísimas alusiones a las consecuencias de la guerra. Pinta helicópteros, cruces gamadas, bombas con forma de falo y explosiones nucleares.

Entre 1969 y 1970 se hace evidente en sus trabajos la influencia del poeta Antonin Artaud, cuya obra conoció durante los años de estancia en París. Es a partir de esos años cuando el muro se convierte en soporte pictórico a base de collages en los que se recortan siluetas espectrales y Spero da rienda suelta a sus emociones en lo que es ya una etapa de gran madurez como artista. Sus mensajes, siempre reivindicativos y a veces obscenos, se alejan del discurso oficial.

Durante los años 70, Nanci se implica fuertemente en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. Promovió movimientos como la ‘Coalición de Trabajadores del Arte’ y ‘Mujeres Artistas en la Revolución’ (WAR en sus siglas inglesas). También fundó una cooperativa que abrió en el Soho de Nueva York la primera galería de Arte exclusivamente dedicada a las mujeres: Air.

Ya en la década de los 80, Spero abandona por completo el empleo de textos en sus trabajos plásticos y se dedica a plasmar exclusivamente el cuerpo femenino. Se trata de figuras desnudas que corren y bailan ante el espectador. Es a finales de esa década cuando comienza a experimentar con la interactividad y sus largos rollos de papel plegados invitan al espectador realizar recorridos tortuosos por la sala de exposiciones para poder apreciar la pintura en su totalidad.

En los años 90 su obra sufre una nueva transformación y la paleta se amplia con una gama de colores que adquieren el protagonismo que en otro tiempo tuvieron los textos. Los pigmentos se combinan y superponen en trabajos que prescinden de la tradicional definición de figura y fondo. Una vez más, Abstracción y Figuración dejan de ser conceptos opuestos.

La obra de Nanci Spero se encuentra representada en las más importantes colecciones del mundo, en las que es prácticamente obligatorio contar con sus enérgicos alegatos feministas. Radical y contestataria, fue una artista fundamental tanto por la innovación que aportaron sus creaciones en el aspecto formal como por la ideología que transmiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.