9 Mayo 2001, València: Las mujeres de Afganistan denuncian en Valencia la represión talibán (hace 20 años)

El noventa y cinco por ciento de las mujeres afganas padece problemas psicológicos y el número de suicidios dentro de este colectivo ha aumentado de forma «alarmante» por «la represión» de los talibanes, ha afirmado una representante de la Asociación de Mujeres Revolucionarias de Afganistán (RAWA).

Con identidad falsa, utilizando el nombre de Sabira Mateen y ocultando su rostro ante las cámaras de televisión y los fotógrafos porque su vida corre peligro, esta representante de RAWA expuso en el II Congreso Internacional de Estudios sobre la Mujer, que se celebra en la Universidad de Alicante, el «drama» que las mujeres viven en Afganistán bajo el régimen de los talibanes.

Los talibanes son la milicia de rigoristas islámicos que en 1996 tomaron Kabul y hoy controlan el noventa por ciento del territorio afgano, aunque luchan por desalojar a la alianza del norte de Ahmed Sha Masud, de ideología también fundamentalista.

Mateen, quien ofreció una rueda de prensa situándose de espaldas ante las cámaras de televisión, declaró que, con la llegada de los talibanes al poder, las mujeres «han perdido todos los derechos en Afganistán, porque no son consideradas como seres humanos».

«Los diez millones de mujeres que residen en Afganistán no pueden estudiar ni ir solas al médico o a hacer la compra, y se nos insulta por cuestiones triviales», dijo en inglés esta joven afgana.

Según ella, la situación de aquellas que no tienen esposo o enviudan es todavía peor, ya que «pierden la posibilidad de ganarse la vida y se ven obligadas a mendigar o a prostituirse», lo que ha provocado que el 95 por ciento de las mujeres padezca problemas psicológicos y un aumento de los suicidios.

«Antes, las mujeres podían estudiar y salir a la calle, mientras que ahora se nos han quitado todos los derechos», aseguró la portavoz de RAWA, entidad que reivindica desde 1977, año en el que se constituyó, la democratización de Afganistán.

«RAWA es la única asociación activa que lucha contra el fundamentalismo y por los derechos de las mujeres, razón por cual trabaja con programas sociales y culturales para intentar convencerlas de que pueden y deben resistirse» ante el régimen de los talibanes, explicó.

Por otra parte, Mateen pidió la intervención en su país de «las fuerzas de paz para desarmar a las secciones en lucha» y abogó por el regreso del antiguo rey de Afganistán, quien, según ella, «apuesta por iniciar un proceso democrático».

En este sentido, criticó la «pasividad» de la comunidad internacional, pues, en su opinión, debería «admitir que los talibanes y la sección de Masud son fuerzas que luchan contra la democracia».

A su juicio, la Unión Europea «tendría que disculparse por haber invitado a un criminal como Masud a visitar Francia, porque si no, cometerá el mismo error que EEUU, apoyando el fundamentalismo».

Denunció también «la reacción tan ruidosa de la comunidad internacional a la destrucción de los Budas por parte de los talibanes, cuando pocos días antes habían matado a cuatrocientas personas y nadie supo nada».

En su conferencia, la representante de RAWA explicó algunos conceptos sobre la resistencia que las mujeres afganas están oponiendo su gobierno, desde el punto de vista de la dignidad y el acceso a derechos básicos.

El congreso internacional que se celebra en la Universidad de Alicante cuenta con más de un centenar de asistentes y aborda la difusión del conocimiento en los estudios de las mujeres, así como dinámicas y estrategias de poder y ciudadanía.

Fuente: RAWA y Xarxa Feminista PV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.